Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

En Camboya, los árboles se miden con abrazos


Como muchos vecinos de la provincia de Battambangen (Camboya), Puy Chorch de 58 años sobrevive gracias a la agricultura. Su subsistencia depende de la producción del bosque: plantas medicinales, setas, brotes de bambú… Pero varias décadas de deforestación y la actual especulación de la tierra, están haciendo que Puy y su comunidad ya no puedan disponer de estos recursos.

“Durante el régimen de los Jemeres Rojos, la gente empezó a cortar los árboles para usar el carbón” cuenta Puy. “Todo el mundo lo hacía, los de fuera y los de aquí, pero luego llegaron las grandes empresas con sus grandes máquinas. Cortaban los viejos árboles en las zonas profundas del bosque. Nadie se dio cuenta de que estaban degradando el bosque entero.”

En Camboya, para medir los árboles, se abrazan a ellos. Puy aún recuerda cuando el bosque era muy espeso y algunos de los árboles medían de ancho el abrazo de hasta dos personas. Desafortunadamente hoy, esos árboles ya no existen.

Cuando se dieron cuenta de lo importante que era conservar sus recursos, la comunidad de Puy decidió actuar y defender ellos mismos el bosque.

Junto a nuestra contraparte Develop and Partnership in Action han creado un Comité Forestal y han conseguido el permiso del gobierno para controlar 1.015 hectáreas. El comité está actualmente mapeando el bosque, haciendo inventario de los recursos que tienen y creando un plan para protegerlo de las grandes empresas, de los leñadores y de los cazadores furtivos.

“Pero espero que las próximas generaciones puedan usar la madera de los árboles más grandes para construir sus casas. Además quizá podamos fomentar el eco-turismo.  Esta es una zona muy bonita pero si cortas lo árboles más grandes también  los animales desaparecen. Ahora volvemos a ver pavos, monos y ciervos“

El problema de la deforestación en Camboya

En Camboya el 27% de la población vive bajo el umbral de la pobreza y casi el 40% de los niños sufren malnutrición crónica. La mayoría de la población vive en zonas rurales y su supervivencia depende totalmente de la agricultura.

La especulación de la tierra en Camboya está poniendo en peligro la seguridad alimentaria de la población y está agravando el problema del Cambio Climático. Gracias a la política del gobierno, compañías locales y extranjeras están deforestando los bosques. Muchas producen eucalipto, azúcar de caña, pinos y acacias para exportar pero otras simplemente conservan la tierra esperando a que suba el precio para venderla.

Las comunidades rurales y la población indígena no tienen ningún recurso para defender la tierra de la que dependen. Y mientras la gente sigue pasando hambre, y las compañías arrasan el bosque, el gobierno se enriquece.

Nuestra contraparte

Development and Partnership in Action es una organización que trabaja a nivel local para ayudar a muchas comunidades pero realiza también un importante trabajo de incidencia política a nivel nacional.

Para desarrollar sus programas apoya pequeñas organizaciones en las que la gente confía y que realmente conocen los problemas que están enfrentando. Con su trabajo está ayudando a que muchas comunidades puedan controlar los recursos que disponen tanto de pesca como forestales.

A su vez, DPA está realizando una campaña de concienciación para que el gobierno cambie su política sobre la explotación de la tierra, actúe contra el cambio climático y haga que las empresas cumplan normas medioambientales.

Conoce un poco más nuetro trabajo contra el Cambio Climático.
Infórmate: ¿Sabes qué es la desertificación?
  

Foto: Amanda Farrant © InspirAction 

 


Noticias relacionadas