Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Derechos de las mujeres afganas

martes, 19 de abril de 2011  Cooperación para el cambio Afganistán Justicia Fiscal     Mujeres

En el pueblo en el que vive Golbibi no hay ningún tipo de instalación de asistencia médica: cuando alguien de su familia se pone enfermo, ella misma debe inyectarles antibióticos, que comparte con sus vecinos. Nuestra contraparte afgana RAADA proporcionó a Golbibi formación sanitaria y en prevención del VIH. Ahora sabe que debe hervir la jeringuilla antes de usarla y no la presta a otras familias.

Afganistán es el país más pobre del mundo, excluyendo África. Menos de un tercio de la población tiene acceso al agua potable, y un 40% no puede cubrir sus necesidades nutricionales diarias. Uno de cada cuatro niños muere antes de cumplir cinco años.

Bajo el régimen talibán, se prohibió a las mujeres y niñas afganas el acceso a la educación, e incluso salir de la casa sin un pariente masculino. Hoy, ha habido algunos avances: se ha establecido un sistema de cuotas que garantiza que el 25% de los diputados afganos sean mujeres, y la nueva constitución les otorga iguales oportunidades y derechos que a los hombres. Pero lo cierto es que, después de años de conflicto, en muchas áreas el sistema judicial formal tiene poco impacto real en la vida de los ciudadanos afganos. Las mujeres siguen siendo marginadas y pobres. Se estima que una de cada tres afganas es sometida a abuso sexual, psicológico, o físico y sólo el 13 % de mujeres es capaz de leer y escribir.

Hazte socio

Luchando por una vida digna

Miles de mujeres afganas luchan para cambiar esta situación. Muchas han arriesgado sus vidas durante años, en valientes actos de resistencia diaria: enseñando a leer y escribir a niñas durante la etapa talibán, protestando en las calles contra la aprobación de leyes que vulneraban sus derechos, o simplemente yendo a la escuela, la universidad o el trabajo a pesar de  la presión social.

Hablar de derechos puede parecer un ejercicio teórico y conceptual en un país apremiado por necesidades tan básicas. Sin embargo, la violación de los derechos de las mujeres en Afganistán tiene un impacto real y terrible en aspectos como la salud o el acceso a alimentos y a agua potable. Los matrimonios infantiles tienen como consecuencia directa el aumento de la mortalidad materna (Afganistán tiene el segundo índice más alto del mundo). El analfabetismo y la ignorancia provocan que las mujeres no sepan que deben vacunar a sus hijos, o cómo tratar trastornos tan comunes en los niños como la diarrea o la varicela. La pobreza, en definitiva, está directamente relacionada con las barreras que se imponen a las mujeres para su participación en la toma de decisiones.

Por todo ello, a pesar de los enormes desafíos, de la lentitud de los cambios, y de las posibles frustraciones, en InspirAction estamos comprometidos con el apoyo y el impulse de los derechos de las mujeres afganas.  InspirAction trabaja no sólo para impulsar su acceso a la asistencia médica, la educación y el empleo, sino también para proteger sus derechos y los de sus hijos.

Ayudándoles a proteger sus derechos - no sólo dentro de sus comunidades, sino también a nivel oficial en la ley afgana – InspirAction y las organizaciones locales con las que colabora en Afganistán, trabajan para garantizar que el papel de las mujeres en la sociedad afgana es protegido a largo plazo.

Hazte socio

Foto: Tabitha Ross © InspirAction