Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Curar heridas difíciles: violencia sexual en RDC


Afua fue violada a los 26 años, mientras sostenía a su bebé en brazos. Fue secuestrada, humillada, golpeada y agredida sexualmente por hombres pertenecientes a la milicia durante la Segunda Guerra civil del Congo (1998-2003).

 Curar una herida de tal calibre es siempre dificilísimo, pero lo es mucho más en el país de Afua, donde la sociedad estigmatiza a las mujeres violadas y éstas no reciben ningún apoyo.

Las mujeres congolesas que han sido violadas son inevitablemente condenadas al ostracismo, abandonadas a su suerte por sus comunidades y repudiadas por sus maridos. Quedan totalmente desamparadas y teniendo que hacer frente ellas solas al cuidado de sus hijos.

Con fuerza de voluntad Afua y su marido han superado el trauma, gracias al apoyo psicológico y asesoramiento de la contraparte de InspirAction UMAMA. Esta organización local también ha proporcionado a la familia un horno de pan, que da servicio a la comunidad entera. Con lo que ganan pueden mandar al colegio a sus siete hijos.

Hazte socio

La violación como arma de guerra

La violación es un arma de guerra muy eficaz. Se utiliza para humillar y desmoralizar a las mujeres, destrozar familiar y comunidades. En general se usa para mantener a la población bajo control, especialmente cuando hay un conflicto armado. Al considerarse una táctica de guerra como otra cualquiera, los agresores casi siempre salen impunes, perpetuando una situación de violencia y desconfianza entre el pueblo y el Gobierno. 

Se han denunciado más de 40.000 casos de violación en la República Democrática del Congo. Sin embargo esto representa solo una mínima parte, ya que el silencio y la vergüenza son las reacciones más normales ante este tipo de agresión.

El papel de nuestra contraparte

Nuestra contraparte UWAKI –una coalición de dos organizaciones: UMAMA y Kindu Maendeleo- ha computado 12.000 violaciones en la provincia de Maniema. La organización lucha para conseguir que las mujeres sean miembros más respetados y valorados dentro de la sociedad congolesa. Trabajan en especial con viudas, víctimas de violaciones, madres abandonadas y niñas huérfanas. UMAMA da terapia psicológica a grupos y parejas, ayudando a las familias a mantenerse unidas. 

Por otro lado, UWAKI proporciona préstamos y equipamiento para que las mujeres puedan montar pequeños negocios y así tener ingresos, a la vez que ganan confianza en ellas mismas y mejoran su estatus dentro de la sociedad. En InspirAction creemos que la combinación de apoyo psicológico con herramientas para que las mujeres sean autosuficientes cambiará los comportamientos y actitudes que perpetúan la violencia sexual en la República Democrática del Congo.

El total de beneficiaros a los que UWAKI asciende a 7.200.

Hazte socio de InspirAction

Más información sobre nuestro trabajo en RDC

Foto: © InspirAction 


Noticias relacionadas