Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Carmen y otras 14 mujeres se unieron para cultivar su futuro juntas


Carmen Quispe Castalla tiene 40 años, es madre soltera y representante de las beneficiarias del proyecto en el que participan junto a otras 14 mujeres agricultoras de San Miguel del Huachi en la región de Beni (Bolivia).

La comunidad en la que vive está sufriendo con gran intensidad los efectos del Cambio climático. La sobre-explotación de sus recursos naturales y el aumento de la tensión hacia los terrenos en los que viven, ponen en peligro su supervivencia. Por eso son necesarios proyectos como el que nuestra contraparte Soluciones Prácticas está llevando a cabo. Mejoramos la calidad de la tierra, buscamos nuevas formas de conservar los los bosques y estamos consiguiendo abrir un diálogo entre la población indígena Mosetén y las demás comunidades, con el fin de llegar a un acuerdo para conservación del ecosistema.

Carmen y sus vecinas de San Miguel de Huachi, son algunas de las beneficiaras del proyecto con el que estamos consiguiendo dar mayor autonomía y empoderamiento a las mujeres del pueblo. A través de la creación de un vivero de cítricos y de la conservación de especies forestales como la Caoba, la Quinaquina, el Cedro Rojo y el Toco Colorado, las mujeres de la comunidad no solo obtienen más ingresos para apoyar a su familia, si no que son reconocidas como miembros importantes y valiosos de su comunidad.

El camino, no ha sido fácil. Al no disponer de ingresos para alquiler el terreno que necesitaban para el vivero, tuvieron que trabajar duro para conseguir que crecieran las primeras plantas en un solar muy pobre. Su determinación y sus ganas de mejorar su calidad de vida, les animaron a seguir adelante: aprendieron a sembrar, a secar las semillas y a hacer injertos. Ahora ya saben cómo cuidar su propio terreno y ser dueñas de su futuro.

La falta de conocimientos no fue su único obstáculo. Carmen reconoce que lo más difícil han sido las discusiones con sus maridos, quienes se oponían al proyecto. En su caso, al ser la representante de la comunidad, Carmen necesitaba dedicar más tiempo al proyecto y al principio su marido no la apoyaba. Pero ella lo ha tenido siempre muy claro y hoy está ya recogiendo los frutos de una lucha que le está permitiendo no solo mejorar su vida si no ganar confianza y respeto. 

“Después de repetirnos las unas a las otras -Nosotras podemos, nosotras podemos- una y otra vez, ahora estamos felices porque las palabras que pronunciamos son NOSOTRAS SABEMOS”. cuenta Carmen orgullosa de todo lo que han aprendido juntas. 

Si te ha gustado conocer a Carmen....

Descubre cómo Eulogia está luchando contra la falta de agua en los Andes de Bolvia. 

Conoce a María Martínez quien se ha convertido en una líder y está ayudando a su comunidad en El Salvador a enfrentarse a las inundaciones. 

Conoce más sobre nuestro trabajo en Bolivia.

Eulogia, María y Carmen son testigos de las duras consecuencias del Cambio climático, descubre todo lo que estamos haciando para apoyar a las comunidades más afectadas. 


Noticias relacionadas