Solicitamos su permiso para la utilización de cookies en cumplimiento del Real Decreto-ley 13/2012. Si continúa navegando consideramos que acepta su uso. OK | Más información

Bolivia: Inundaciones en Capania


El Clima no espera. Ni titubea, simplemente, actúa. Después de varios días con lluvias torrenciales, el pueblo de Capania (Bolivia) se sumergió. Literalmente. El río desbordado anegó el pueblo y arrasó con las casas y edificios

Las riadas arrastran todo lo que encuentran a su paso. La fuerza del agua se lleva todo y el panorama tras unas inundaciones es a menudo desolador. Hoy, las comunidades indígenas de Capania recuperan poco a poco sus medios de vida. Desde InspirAction, junto a SP, hemos trabajado durante meses para ayudarles a aumentar la resiliencia y que estén mejor preparados para afrontar desastres naturales en el futuro.

El Clima no espera. Ni titubea, simplemente, actúa. Después de varios días con lluvias torrenciales, el pueblo de Capania (Bolivia) se sumergió. Literalmente. El río desbordado anegó el pueblo y arrasó con las casas y edificios construidos en madera y de tejado de paja. El campo de fútbol se convirtió un lago de 4 metros de profundidad y cualquiera que quisiera llegar hasta allí lo tenía que hacer en barca.

Las ONG, entre ellas InspirAction, y la ciudadanía exigen a los líderes políticos acción para frenar el calentamiento global. Los efectos del Cambio climático golpean con mayor virulencia a las comunidades más pobres y vulnerables. De mayoría indígena y con infraestructura precaria,Capaina, en la región de San Buenaventura, fue una de las zonasmás afectadas por las inundaciones. Aislada por las aguas, la ayuda oficial del gobierno tardó semanas en llegar hasta ellos.

Sin un trozo de tierra firme sobre el que asentarse, muchas de las familias que vivían a orillas del río desbordado tuvieron que subsistir en embarcaciones hasta que fueron rescatadas. No lo tuvieron más sencillo aquellas que vivían en las zonas más elevadas, ya que, a pesar de que se organizaron para compartir lo poco que tenían, la riada no dejó animales ni madera seca para cocinar.

El desastre no ha hecho mella en la vitalidad de una comunidad que ha tenido que empezar de cero. Soluciones Prácticas, nuestra contraparte en Bolivia, instaló un campo de refugiados a donde fueron evacuadas temporalmente las familias más afectadas. Allí se les repartió kits de cocina y de higiene para hacer frente a sus necesidades más básicas.

El Clima pocas veces avisa de cuándo va a actuar, pero una reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero sí puede conseguir que la magnitud y las consecuencias de las catástrofes naturales sean menores.


Si te ha interesado la noticia, puedes seguir leyendo…

-          El Cambio climático ya está aquí

-          Las peores inundaciones en Bolivia en años

-          Bolivia: expulsados por el Cambio climático


Noticias relacionadas