10 años cuestionando el poder 

No tenemos miedo a denunciar las injusticias. Durante estos 10 años más 40.000 personas en España hemos alzado nuestras voces y las de miles de personas para defender nuestros derechos. 

libresdeviolenciaCOP-Img-Redes-v4-220(1)BM2-t300(1)
Hemos conseguido cambiar leyes y normas que mantienen a las mujeres en desigualdadHemos organizado la movilización más grande de España frente al Cambio climáticoHemos conseguido el primer tratado internacional vinculante contra el Cambio climático

 

10 años generando soluciones

Hemos desarrollado cientos de proyectos para arrancar la pobreza de raíz en más de 37 países contando siempre con la experiencia, el apoyo y las necesidades de las comunidades afectadas, de más 500 organizaciones locales y de nuestra red internacional Christian Aid.


Hornoscambio-climamazonia
Proponemos soluciones reales a los problemas diarios que impiden a miles de personas vivir dignamenteCon la ciencia de la mano, enfrentamos el cambio climático acabando con la pobrezaDefendemos a las comunidades más vulnerables y abandonadas. Las que defienden la vida y la tierra


10 años siempre donde más se nos necesita

Ninguna injusticia nos es ajena. Por eso apoyamos a las personas más vulnerables y abandonadas en los momentos en los que más nos necesitan: conflictos armados, catástrofes climáticas y emergencias siempre pensando el futuro.


2017-07-10-Haiti(1)nejebar(1)christian-aid-cyclone-idai-appeal-getty-images-twitter-card(1)
En el terremoto de Haití 2010 más de 200.000 personas recibieron nuestra ayuda y reconstruimos hogares para 5.000 personas. Nuestras casas resistieron el huracán Matthew 6 años despuésEstamos y estaremos con los refugiados sirios allí donde la ayuda no llega y hasta que el conflicto les permita volver a sus casas aportando no solo comida y refugio sino también futuroHemos ayudado a millones de personas en las hambrunas de Sudán y en el Sahel, a los afectados por el ciclón Idai en Mozambique, Malawi y Zimbabue y en cada emergencia en la que África sufre aún más