InspirAction

Contra la Pobreza, Cambio Climático, Sida

Formulario de búsqueda

Síntomas del sida

El VIH o virus de la inmunodeficiencia humana afecta al sistema inmunitario, debilitándolo y dañándolo progresivamente. Con esta definición, podemos entender la vulnerabilidad que alcanzan las personas con esta deficiencia, ya que su débil sistema inmunitario se expone a todo tipo de infecciones que pueden agravar su estado.

Por otro lado, el SIDA es el síndrome de inmunodeficiencia adquirida, es decir, los síntomas  posibles y causas que sufre el sistema inmunitario como consecuencia de la infección por VIH.

Es necesario hacer la distinción entre VIH y SIDA, puesto que a la hora de determinar los síntomas de la infección es importante conocer en qué fase se encuentra el enfermo. Podemos concluir, por tanto, que el SIDA constituye el grado avanzado del VIH.

Una vez que una persona se infecta de VIH, es posible que no sea consciente de ello puesto que los síntomas no tienen una manifestación clara tras contraer el virus. Lo que hay que subrayar es que, tenga o no síntomas de infección, el gran riesgo de contagio que existe en el periodo inicial. Por tanto, para saber si portamos el VIH, sólo es posible mediante pruebas específicas que detecten los anticuerpos del VIH o el mismo VIH.

Los síntomas si empiezan a hacerse visibles una vez que existe un deterioro del sistema inmunitario, traducido en otro tipo de infecciones “oportunistas” que se aprovechan de la vulnerabilidad que comentábamos.

Vamos a describir las distintas fases por las que pasa el virus, en función de los síntomas que presentan los pacientes:

  • Infección primaria: en esta fase puede que no existan síntomas, o bien, presentar el síndrome retroviral agudo, que provoca fiebres, erupciones, dolor articular, entre otros. Desde este momento el virus se puede contagiar a otras personas, independientemente de que se manifiesten o no los síntomas.
  • Fase 1: asintomática o inflamación de nódulos linfáticos, comenzando a dañar el sistema inmunitario.
  • Fase 2: fiebre, sudoración, pérdidas de peso, manifestaciones cutáneas leves (como dermatitis), cefaleas, e infecciones en vías respiratorias…
  • Fase 3: diarrea crónica sin motivos aparentes, fiebre severa, infecciones bacterianas de consideración, tuberculosis pulmonar, etc. En esta fase, algunas personas tienen SIDA.
  • Fase 4: se trata de 22 infecciones oportunistas o tipos de cáncer relacionados con el VIH. En este punto, todas las personas infectadas tienen SIDA

Conviene aclarar que el tiempo que suele tardar una persona en desarrollar SIDA una vez está infectado de VIH, oscila entre 10 y 15 años, pero es en los primeros 5-10 años cuando corre el riesgo de desarrollar enfermedades relacionadas con VIH si no recibe tratamiento. Cuanto más tiempo haya permanecido el virus en el cuerpo sin haber recibido tratamiento, mayor cantidad y gravedad alcanzarán los síntomas.

Se recomienda, para todos los casos de Fase 4 y algunos de Fase 3, que comiencen tratamiento para ralentizar la progresión de la enfermedad.

Haz tu DONATIVO

Ayúdanos a cambiar el mundo: acabemos con la pobreza y las injusticias.

Haz un donativo ahora

911 273 610

© 2009 InspirAction. Todos los derechos reservados a menos que se indique lo contrario