InspirAction

Contra la Pobreza, Cambio Climático, Sida

Formulario de búsqueda

Cómo se contagia el sida

El virus del VIH se ha convertido en una de las epidemias más devastadoras del siglo. Una de las causas del alcance que ha tenido esta enfermedad en la población mundial es la desinformación y el desconocimiento de síntomas, formas de contagio, métodos de prevención y acciones de riesgo a evitar.

Podemos establecer que las formas de contagio más comunes giran en torno a 3 variables:

  • Sangre: contiene la concentración más alta del VIH
  • Fluidos (Semen y Secreciones Vaginales)
  • Leche Materna

Por tanto el VIH no se transmite mediante heces, saliva, sudor, lágrimas u orina.

Partiendo de estas variables, también hay que mencionar varios factores que deben darse para que exista riesgo de contagio o transmisión del virus:

  • El virus del VIH ha de estar presente en una persona, es decir, aunque se cometan imprudencias y se realicen prácticas sexuales de riesgo, no debemos presuponer una causalidad directa para contraer la enfermedad. La presencia del VIH solo la puede determinar una prueba médica específica.
  • La concentración del virus es determinante. Así para el caso de la sangre, una cantidad pequeña de sangre infectada puede ser más que suficiente para contagiar a otra persona. Sin embargo, para una misma cantidad de otros fluidos (semen o secreción vaginal) el riesgo es bastante menor por tener una concentración de VIH inferior.
  • Para que exista contagio es necesario que el VIH entre en el flujo sanguíneo. Por tanto no sería suficiente haber tenido contacto con una persona infectada para contagiarse del VIH. Conociendo otro tipo de situaciones que favorecen el contagio como son el tiempo que se esté en contacto o condiciones desfavorables al virus (temperatura, acidez, ausencia de oxígeno), tenemos menor riesgo de infección por contagio.

Por último, en cuanto a las vías de transmisión o contagio, ya sabemos que el virus ha de entrar en contacto con el flujo sanguíneo mediante, por ejemplo:

  • Sexo sin protección: actualmente el mayor número de casos se da por contacto heterosexual por vía vaginal, por tanto no podemos olvidar que todos somos población de riesgo.
  • Contacto sanguíneo directo: antes tenía lugar por transfusiones de sangre (por el desconocimiento de la enfermedad), ahora lo más habitual es infectarse por compartir agujas para inyectarse droga o algunos casos de madres que infectan a sus bebes a través de la leche materna.
  • Heridas abiertas o infección de mucosas: la transmisión puede darse en el ano, el recto, la vagina, el pene, la boca y los ojos, así como en heridas abiertas o nuevas, pero nunca en piel intacta sin heridas recientes.

Toda precaución es poca para lograr no infectarse de uno de los males pandémicos de la historia, en nuestro conocimiento y responsabilidad estará la clave de la prevención.

En InspirAction luchamos cada día para asistir y dar protección a las personas que sufren de cerca el virus del VIH/SIDA. Ofrecemos cuidados a los afectados por la enfermedad y velamos para que se sientan acompañados y protegidos. Apóyanos en nuestra campaña contra esta terrible enfermedad.

Haz tu DONATIVO

Ayúdanos a cambiar el mundo: acabemos con la pobreza y las injusticias.

Haz un donativo ahora

911 273 610

El estigma en el objetivo

Hemos realizado conjuntamente con la agencia Magnum una recopilación de fotografías que hablan de la valentía de las personas que viven con VIH/SIDA y cómo cada día luchan contra la discriminación y los prejuicios.

>> Conoce la historia de Lineth

>> Conoce la historia de Luis Fernando

© 2009 InspirAction. Todos los derechos reservados a menos que se indique lo contrario