InspirAction

Contra la Pobreza, Cambio Climático, Sida

Formulario de búsqueda

Afganistán

afganistan

Jenny Matthews © InspirAction

Afganistán es el país más pobre del mundo, sin contar los países de África. Ostenta el segundo puesto en mortalidad infantil y el 36% de su población vive por debajo de la línea de pobreza. Las mujeres y niñas afganas son particularmente vulnerables: solo el 13% de la población femenina sabe leer y escribir, en oposición al 43% de los hombres. Afganistán cuenta con una de las tasas de mortalidad materna más altas del mundo.

El conflicto en el que vive sumido el país se ha convertido en su mayor barrera para el desarrollo. La crisis está en su peor momento desde 2001 y puede que incluso desde mediados de los noventa. Las muertes de civiles aumentaron el año pasado a 2.400. Asegurar la paz es un asunto urgente, sobre todo para evitar más muertes y dar una oportunidad a su economía para que pueda funcionar normalmente y permitir a las instituciones gubernamentales cubrir las necesidades básicas de su población y defender sus derechos.

Hazte socio

Nuestro trabajo

Durante casi cuatro décadas InspirAction ha trabajado en Afganistán bajo cuatro regímenes distintos: la ocupación soviética, el caótico periodo de los muyahidines, los talibanes y el actual gobierno afgano, electo tras la ocupación estadounidense en 2001. Desde 2001 hemos proporcionado más de 20 millones de euros a nuestras contrapartes que trabajan en las zonas centro, norte y oeste. A día de hoy trabajamos con ocho organizaciones locales, las cuales centran sus esfuerzos en  las provincias de Herat, Ghor y Faryab.

Nuestro trabajo se centra en tres áreas temáticas:

  • Medios de vida seguros, enfoque que incluye seguridad alimentaria, reducción de riesgos ante desastres naturales y salud. Las inundaciones, sequías y el dilatado conflicto han provocado que los afganos vivan al límite de la supervivencia. Trabajamos con contrapartes para implementar programas de cría de animales y generación de ingresos entre la población más pobre. En particular, nos centramos en ayudar a las personas a diversificar sus fuentes de ingresos, en el acceso a nuevos mercados y fortalecer sus recursos para protegerse ante desastres.  Aunamos la respuesta ante emergencias con desarrollo y sostenibilidad a largo plazo. Incorporamos la educación en salud  en todo nuestro trabajo. En Afganistán, ayudar a que la gente tenga un medio de vida está íntimamente ligado con la reducción del conflicto, dado que la población puede verse forzada a alistarse en movimientos criminales o anti-gubernamentales, para poder alimentar a su familia.

 

  • Género. Luchar por la igualdad y derechos de las mujeres afganas es una constante en nuestro trabajo. Nuestro programa sobre medios de vida seguros tiene como destinatarios principales a las mujeres afganas, ya que son el colectivo más vulnerable. Enseñamos a mujeres y niñas a leer y escribir y en nuestra labor en torno a salud, ponemos especial atención a la salud reproductiva. Trabajamos con mujeres que se encuentran en prisión (a menudo injustamente) en materia de asesoramiento legal y psicológico, generación de ingresos y educación. A nivel nacional, apoyamos a nuestras contrapartes en sus diferentes campañas para que los derechos de las mujeres sean contemplados (y respetados) por la Ley afgana.

Conoce la historia de Golbibi

  • Derechos en el conflicto. Nuestro objetivo es fortalecer la capacidad de los afganos para exigir a su gobierno que rinda cuentas ante ellos. Esto lo hacemos enseñándoles a que velen por sus derechos y a que reclamen al Gobierno si éstos son vulnerados. Asimismo, damos apoyo a nuestras contrapartes en su labor para que los derechos sean amparados por la Ley y respetados en la práctica.

En Afganistán, un país donde se han gastado millones de dólares en contratación de empresas y consultoras extranjeras, nuestro enfoque garantiza que los fondos van directamente a las comunidades que más lo necesitan. 

 

Nuestro trabajo en incidencia institucional

Demandamos una solución política del conflicto que sea justa, inclusiva y duradera. Es la condición indispensable para alcanzar un desarrollo estable y basado en los derechos humanos; instituciones gubernamentales efectivas y transparentes; y la participación ciudadana activa en todos los procesos políticos y de desarrollo.

La comunidad internacional debe escuchar al pueblo afgano, en especial a las mujeres, si se quiere construir un país de manera sólida y segura. Y esto no se obtendrá solamente con la intervención militar. El mundo se debe centrar en soluciones políticas y de desarrollo. Los derechos de las mujeres afganas jamás deberán verse comprometidos o sacrificados en aras de una final acuerdo con los líderes talibanes.

Tal y como afirma nuestra contraparte Afghan Women’s Network: “La paz no es solamente la ausencia de conflicto. La paz tiene que ver también con el acceso a la salud, a la educación y a oportunidades socio-económicas”. En ese sentido, un acuerdo de paz es solo el primer paso de un largo proceso de construcción del Estado, reducción de la pobreza y empoderamiento ciudadano.

 

Mira nuestra fotogalería "Mujeres en Afganistán" en Flickr

Datos básicos

afganistan

Capital: Kabul

Población: 25.10millones

Esperanza de vida: 42.00años

Acceso a agua potable: 39.00%

Alfabetización adultos: 28.00%

Tasa de SIDA: 0.10%

PIB por cápita (dólares USA): 1 000$ USD

Mortalidad menores de cinco años: 257 por cada 1.000 nacimientos

Nuestros proyectos

Voces de Siria

Sarah Malian © InspirAction   Moustapha y Hassan tienen 14 años, Aliyah 11. Desde hace meses, tras verse obligados a abandonar su casa en Siria, han tenido que vivir la dolorosa...

© 2009 InspirAction. Todos los derechos reservados a menos que se indique lo contrario